dimecres, 19 de novembre de 2008

Ivan Ferreiro - NYC



Hace hablar a mis vecinas
mientras dobla sus esquinas,
entre artistas y figuras
va pasando el rato.

Estuvimos allí
sólo un instante más
y llegamos hasta aquí.

Duérmete mi niña-luz,
escóndete de la noche,
deja el más allá
y zambúllete en el mar
de la tranquilidad.

Sal, por la ventana
de tu habitación,
vuela hasta Nueva York.

Estuvimos allí
sólo un instante,
y llegamos hasta aquí.

Contando una historia más,
escondidos de las sombras,
vivir y olvidar a la vez
son dos rutinas.

Duérmete mi niña-luz,
escóndete de la noche,
deja el más allá
y zambúllete en el mar
de la tranquilidad.

Sal, por la ventana
de tu habitación,
vuela hasta Nueva York,
vuela hasta Nueva York.

Estuvimos allí
sólo un instante,
sólo un instante,
sólo un instante,
sólo un instante,
sólo un instante más.